Política Medioambiental

El desarrollo sostenible, el respeto al entorno , al medioambiente son cada vez más señas de identidad de las organizaciones en un mercado cada vez más exigente. Al tiempo la concienciación del sector empresarial en cuanto al medioambiente, su respeto y conservación hace que haya que cumplir normas cada vez más estrictas. En base a ello, se hace necesario establecer Sistemas de Gestión Medioambiental que tienda a su total implantación en las empresas, que formen parte de los objetivos empresariales y no sean contemplados como un coste social más.

Eiffage Métal entiende que de nuestro comportamiento con el entorno, con el medioambiente, dependerá el que generaciones futuras puedan disfrutar de un entorno más saludable, más confortable y más rico en diversidad, por ello asume un compromiso social de respeto al medioambiente que no hipoteque su futuro.

Para cumplir con su compromiso, Eiffage Métal sigue un estricto seguimiento, control y retirada de los residuos, así mismo establece procesos de reciclado por residuos generados, reutilizando determinados productos tras pasar por sistemas de depuración, consiguiendo con ello la minimización de residuos que pueden ser perjudiciales para el entorno .

Eiffage Métal pasa periódicamente los rigurosos controles medioambientales establecidos por las administraciones públicas, en cuanto a emisiones de contaminantes. En esta línea a través de un meticuloso plan de mantenimiento se asegura de que tanto maquinaria como instalaciones no sean foco de contaminación para el entorno, minimizando así los residuos generados.

Contamos con personal especializado en el tratamiento en planta de los residuos, entrenados para una óptima gestión de los mismos, así como para intervenciones que requieran una rápida actuación.

“El hombre transforma la naturaleza a medida que se desarrolla, a medida que crece su técnica; el hombre revoluciona la naturaleza, mas la naturaleza tiene sus leyes, y la naturaleza no se puede revolucionar impunemente. Y es necesario considerar esas leyes como un conjunto, es necesario e imprescindible y vital no olvidar ninguna de esas leyes”. André Voisin.